23 Sin embargo, todavía te pertenezco;
me tomas de la mano derecha.