3 Pienso en Dios y gimo,
abrumado de tanto anhelar su ayuda.
Interludio