23 Pero él ordenó que se abrieran los cielos;
abrió las puertas del cielo.