11 Así que en mi enojo juré:
“Ellos nunca entrarán a mi lugar de descanso”».