3 Es más, me presenté ante ustedes con tanta debilidad que temblaba de miedo.