3 Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro.