10 En efecto,«el que quiera amar la viday gozar de días felices,que refrene su lengua de hablar el maly sus labios de proferir engaños;