41 Ella se inclinó, y postrándose rostro en tierra dijo:—Soy la sierva de David, y estoy para servirle. Incluso estoy dispuesta a lavarles los pies a sus criados.