15 —Guíanos adonde están esos bandidos —le dijo David.—Júreme usted por Dios —suplicó el egipcio— que no me matará ni me entregará a mi amo. Con esa condición, lo llevo adonde está la banda.