23 Y dirigiéndose a Simí, el rey le juró:—¡No morirás!