25 Cuando llegó de Jerusalén para recibir al rey, este le preguntó:—Mefiboset, ¿por qué no viniste conmigo?