9 por el que sufro al extremo de llevar cadenas como un criminal. Pero la palabra de Dios no está encadenada.