9 Y aunque Dios había hecho que Daniel se ganara el afecto y la simpatía del jefe de oficiales,