21 —¡Que viva Su Majestad por siempre! —contestó Daniel desde el foso—.