23 Pero asegúrate de no comer la sangre, porque la sangre es la vida. No debes comer la vida con la carne.