8 Tal instigación no puede venir de Dios, que es quien los ha llamado.