23 Tras ellas brotaron otras siete espigas marchitas, delgadas y quemadas por el viento solano.