8 Mía es la plata, y mío es el oro —afirma el SEÑOR Todopoderoso—.