28 y, en el viaje de regreso a su país, iba sentado en su carroza, leyendo el libro del profeta Isaías.