24 En frenética carrera devora las distancias;al toque de trompeta no es posible refrenarlo.