27 Y tal como el SEÑOR había mandado, el pueblo se quedó con el botín de guerra y todo el ganado.