46 —¡De Nazaret! —replicó Natanael—. ¿Acaso de allí puede salir algo bueno?—Ven a ver —le contestó Felipe.