23 —Ha llegado la hora de que el Hijo del hombre sea glorificado —les contestó Jesús—.