34 El enviado de Dios comunica el mensaje divino, pues Dios mismo le da su Espíritu sin restricción.