55 Cuando los israelitas vieron que Abimélec estaba muerto, regresaron a sus casas.