29 ¡Que hunda el rostro en el polvo!¡Tal vez haya esperanza todavía!