30 ¡Que dé la otra mejilla a quien lo hiera,y quede así cubierto de oprobio!