4 Pero ellos se quedaron callados. Entonces tomó al hombre, lo sanó y lo despidió.