19 —¿Por qué me llamas bueno? —respondió Jesús—. Nadie es bueno sino solo Dios.