45 Cuando terminó de orar y volvió a los discípulos, los encontró dormidos, agotados por la tristeza.