9 Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.