61 Pero Jesús se quedó callado y no contestó nada.—¿Eres el Cristo, el Hijo del Bendito? —le preguntó de nuevo el sumo sacerdote.