41 Ellos estaban espantados y se decían unos a otros:—¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?