24 y la barca ya estaba bastante lejosa de la tierra, zarandeada por las olas, porque el viento le era contrario.