13 —Toda planta que mi Padre celestial no haya plantado será arrancada de raíz —les respondió—.