23 —El que mete la mano conmigo en el plato es el que me va a traicionar —respondió Jesús—.