4 Pero el SEÑOR, que es justo,me libró de las ataduras de los impíos.