15 Esa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica.