4 Y beberás del arroyo; y yo he mandado á los cuervos que te den allí de comer.