3 Entonces Absalom le decĂ­a: Mira, tus palabras son buenas y justas: mas no tienes quien te oiga por el rey.