26 Empero se sentará el juez, y quitaránle su señorío, para que sea destruído y arruinado hasta el extremo;