14 Y él me dijo: Hasta dos mil y trescientos días de tarde y mañana; y el santuario será purificado.