13 El principio de las palabras de su boca es necedad; y el fin de su charla nocivo desvarío.