38 Aun esto más me hicieron: contaminaron mi santuario en aquel día, y profanaron mis sábados