18 En tu simiente serán benditas todas las gentes de la tierra, por cuanto obedeciste á mi voz.