26 Y dijo: Déjame, que raya el alba. Y él dijo: No te dejaré, si no me bendices.