11 Todos nosotros somos hijos de un varón: somos hombres de verdad: tus siervos nunca fueron espías.