5 El Señor Jehová me abrió el oído, y yo no fuí rebelde, ni me torné atrás.