8 Fué para mí mi heredad como león en breña: contra mí dió su voz; por tanto la aborrecí.