22 Viniendo de la parte del norte la dorada claridad. En Dios hay una majestad terrible.